Explore, youngster, explore

Todo el mundo habla de ello, y en DeCalistoATritón no íbamos a ser menos.

Y también ayuda a no devanarse demasiado los sesos en un momento de intensa concentración examinatoria: sí, amigos, febrero no da tregua. Two out, three to go. La famosa asignatura de nombre ridículo para los no iniciados -Estado Sólido- se levanta en el horizonte.

Pero aparcaré mis mundanas preocupaciones durante un rato para dedicarme al tema de moda: la nueva versión de Google Earth.

Ni George Lucas hace secuencias de entrada asi

Ni George Lucas hace secuencias de entrada así

A estas alturas, probablemente cualquiera que haya sido capaz a llegar a este blog para leer este post, sabrá perfectamente lo que es este programa. Usarlo para planificar la excursión de montaña del puente, para encontrar el restaurante de la boda del vecino o para viajar de manera ultra-low-cost es ya toda una tradición.

¡Incluso hablé sobre él en otros posts! Recordemos a nuestros amigos GeoEye e Ikonos.

Hace unos días, sin embargo, salió a la luz la nueva versión del popular programa (la 5) Inmediatamente, siendo vuestro humilde escritor quien es, la descarga ulterior a la lectura de la primera review que cayó en sus manos fue fulminante. Sin embargo, los gremlins de mi ordenador (son amplios, variados, con multitud de colores, sabores, olores, rugosidades y hacen entretenidos ruidos imposibles de identificar) se empeñaron en no dejarme instalarla.

Finalmente, en un arranque de desesperación, conseguí instalarlo en un ordenador de la facultad, tras descubrir que tener privilegios de administrador no es en modo alguno un requerimiento para instalar lo que tengas a bien. Sólo me permití unos minutos con él, pero me dejaron con una inclinación exterminadora de gremlins inquebrantable. ¡Debía ser capaz de disponer de esa increíble herramienta sin demora!

Tras múltiples diatrabas, incluyendo una desfragmentación y limpieza de todo el disco duro (ya que la tarea de exorcismo de gremlins me había revelado una ocupación grotesca de la memoria de mi ordenador), desinstalación de programas y componentes de los calificables como creepy-zombies, y demás tareas de desempolvado, me encontré con que nada servía. Llegué incluso a tratar de restaurar el sistema a una temporada atrás pero, por misterios del destino, Windows se manifestaba incapaz de revertir la configuración a ningún día pasado (ni siquiera el anterior)

Y los gremlins seguían diciendo que GoogleEarth no tenía un certificado de autentificación admisible (últimamente lo decían con cualquier programa, se deben de estar volviendo ultraconservadores)

La solución temida y denostada por una vez dio resultado: pedirle ayuda a Windows. Tras bajarse los pantalones permitiendo la instalación de un plug-in de verificación de Windows original (reconzco el nivel de prostitución al que llegué, pero el fin justificaba los medios), la solución resultó ser tan simple como instalar una actualización de los certificados raíz… sería interesante saber por qué no lo hicieron automáticamente entre la trillonada de actualizaciones obligatorias que hay que descargarse cada poco.

No lo volveré a hacer... ¡lo siento!

No lo volveré a hacer... ¡lo siento!

Y ahora no se me conecta el Ares a la red… paciencia, hermanos.

En fin, me dedicaré a explicar mis primeras -y preliminares, puesto que todavía no me he puesto a fondo con él, queridinos- impresiones sobre el nuevo y flamante GoogleEarth5.

En primer lugar: todo está mucho más bonito y claro en la sección “clásica” del programa. Incorpora todo lo que ya se conocía de él: búsqueda de lugares por nombre, dirección, negocios…; zoom graduable, visión rasante, relieve, edificios 3D, carreteras, lugares de interés, Street View (sí, esa divertida utilidad que te deja ir “paseando” virtualmente por las calles de una ciudad, donde te puedes encontrar cosas divertidas), Panoramio (que ofrece fotos a ras de suelo sacadas por usuarios de todo el mundo) y mucho más. También hay algunas novedades poco publicitadas pero muy interesantes y vistosas, como la posibilidad de poner, en tiempo real, nubes, precipitaciones u otros fenómenos meteorológicos como una capa sobre el terreno… ¡pero no pintado encima, sino a una cierta altura!

Nubes por arriba...

Nubes por arriba...

...y nubes por abajo!

...y nubes por abajo!

También está la opción de poner la iluminación solar real sobre el planeta, con bonitos efectos de amanecer y anochecer como bonus.

Podria ser una foto de satélite real tranquilamente

Podría ser una foto de satélite real tranquilamente

También han quitado el “agujero” del polo Norte (debido a las órbitas inclinadas unos pocos grados de los satélites de observación, que dejan una pequeña área ártica y antártica sin cubrir), que en algunos círculos indudablemente eruditos daba pie a defender a capa y espada la teoría de que la Tierra es hueca. Avisados estáis si calcáis en el link de que Carlos Jesús parecerá creíble comparado con estos iluminados.

no dejan respirar a la civilización de dentro de la Tierra!

Astutos servicios secretos... ¡han tapado el agujero! ¡Están perpetrando un genocidio en masa frente a nuestras narices: no dejan respirar a la civilización de dentro de la Tierra!

Y por supuesto, podéis buscar e instalar cuantos overlays y plug-ins podáis encontrar, o incluso crearlos vosotros mismos. Atendiendo a mi condición de fanático espacial, tengo una entretenida utilidad que me permite ver todos los cuerpos en órbita terrestre catalogados:

Está poblada la cosa... se muestran más de 13000 objetos, aunque sólo hay unos 800 satélites activos.

Está poblada la cosa... se muestran más de 13000 objetos, aunque sólo hay unos 800 satélites activos.

¡Hasta se pueden ver sus órbitas! Sé que babeáis, queridinos, yo también lo haria.

¡Hasta se pueden ver sus órbitas! Sé que babeáis, queridinos, yo también lo haría.

Y de aquí pasamos a las novedades… sí, podemos zambullirnos en los océanos y ver el fondo marino, como habréis oído time and again en los telediarios. Sin embargo, me parece más interesante que se hayan decidido a mapear el fondo marino en detalle por fin, más que la idea de sumergirse (ya que salvo en lugares muy concretos no hay suficiente resolución como para que el relieve sea especialmente dramático una vez sumergidos) Podemos encontrar las posiciones de naves hundidas, boyas meteorológicas fijas, trayectorias de barcos importantes, lugares de interés, con links a documentales y opciones cuasiinfinitas.

Genial Dorsal Atlántica desde arriba...

Genial Dorsal Atlántica desde arriba...

... y por abajo

... y por abajo

Puedes incluso grabar “tours virtuales” por diferentes partes del mundo, con diferentes inclinaciones y vistas, para luego editarlos y ponerles comentario o música y compartirlo con tus múltiples y variadas amistades. Se acabaron las interminables horas de diapositivas del viaje a Egipto: les haces un tour frenético de Google Earth (intercalando, cómo no, las diapositivas de manera subliminal, no se puede perder el espíritu) y todo solucionado.

Otra opción interesante es la que te permite ver todas las fotografías de las que dispone GoogleEarth de una zona determinada, a lo largo de los años, para ver la evolución que sufrieron los lugares.

Y ahora viene la mejor parte… sí, todo esto no fue sino un preludio a la sinfonía de GOOGLE MARS.

***Pompa, fanfaria y trompetines de latón***

En todo su esplendor

En todo su esplendor

Hecho en colaboración con la NASA y la ESA, las capas de imágenes de esta utilidad juntan las mejores imágenes disponibles de cada región marciana, para dar una visión de conjunto inigualable, donde cada imagen está contextualizada, a escala y puesta en relación con el resto del planeta. Además, se incluyen enlaces a las fuentes respectivas, para aprender más sobre prácticamente cualquier región del planeta rojo.

Explorar los cañones de Valles Marineris mientras ves a un lado las majestuosas cornisas por donde se deslizan corrimientos de tierra a un lado, mientras en el horizonte asoma en prodigiosa tridimensionalidad la cima del Olympus Mons.

El monte Olimpo, en toda su belleza, con imágenes de la Mars Oddysey y de la Mars Express

El monte Olimpo, en toda su belleza, con imágenes de la Mars Oddysey y de la Mars Express

Y Valles Marineris al atardecer, desde la comodidad de tu sofá (vale, aún sin la aventura, pero en Google están trabajando en ello)

Y Valles Marineris al atardecer, desde la comodidad de tu sofá (vale, aún sin la aventura, pero en Google están trabajando en ello)

Y sí, ¡¡se pueden ver hasta los robots Spirit y Opportunity, con sus recorridos respectivos en alta reslución!!

El incansable Opportunity en las planicies de Meridiani

El incansable Opportunity en las planicies de Meridiani

No sólo se incluyen los más recientes éxitos americanos, sino también los fracasos más olvidados, como las primeras sondas soviéticas. También hay paisajes naturales en altísima resolución (en torno a un metro, o incluso menos) cortesía de la Mars Reconnaissance Orbiter… y muchas cosas más de las que quizás podáis hablarme vosotros, porque me van a cerrar la cuenta con estos posts infernalmente largos.

Espero que, al menos tras exámenes, haya conseguido que os entre el picor por hacer turismo virtual con este programa al que, sinceramente, pocas si es que alguna pega le veo.

Y aún me queda la sección “Sky”, con imágenes del Hubble, Chandra, Spitzer… sí, señora, buenas noches. Ya me callo.

Las constelaciones de lejos...

Las constelaciones de lejos...

... y de cerca (zoom medio, es decir, no he llegado ni de lejos al limite, en Orión)

... y de cerca (zoom medio, es decir, no he llegado ni de lejos al límite, en Orión)

Anuncios

~ por decalistoatriton en 6 febrero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: