Las vacas dicen ‘arigato’

El mundo ya tiene un granito de arena más para convencer sin asombro de duda a los que quedan sin convencer, cuantificar de manera más exacta y estudiar más científicamente el problema actual más importante y del que todo el mundo ha oído hablar.

Como anuncié en la entrada anterior, Japón ha lanzado un nuevo satélite de observación terrestre, que se dedicará a estudiar los gases de efecto invernadero, sus concentraciones y efectos en la atmósfera: el Ibuki (GOSAT)

Aunque hay más satélites que este que se dedican a esta tarea, es uno de los primeros especializados en medir estos gases exclusivamente. Dentro de unas semanas le seguirá el americano OCO, del que hablaré más adelante. Frente a uno de los problemas más citados por los escépticos (que los lugares donde se miden las temperaturas están situados en zonas pobladas, y hay grandes extensiones de territorio sin mediciones), el Ibuki será capaz de tomar miles de puntos de medida globalmente:

Las estaciones de medición de gases de efecto invernadero disponibles en tierra (poquitas)

Las estaciones de medición de gases de efecto invernadero disponibles en tierra (poquitas) (Credit: JAXA)

Y las disponibles con el satélite... un ligero cambio

Y las disponibles con el satélite... un ligero cambio (Credit: JAXA)

El pequeño cacharrejo nipón consigue tal cantidad de puntos de medición gracias a su órbita… sí, queridinos, las órbitas vuelven al ataque. En este caso, tenemos una órbita polar de 98º de inclinación (es decir, no pasa exactamente por encima de los polos) a unos 650 km de altura, lo que le hace dar una vuelta a la Tierra en poco más de 90 minutos. Según la Tierra va girando bajo el satélite, éste  pasa sobre un territorio nuevo cada vez, llegado a hacer medidas de todo el globo en unos pocos días.

¿Y qué mide exactamente? ¡Si los gases de efecto invernadero no se ven! Vaya timo…

Pues no, lo que utiliza es el mismo principio por el cual los gases de efecto invernadero son lo que son: la radiación infrarroja. Como sin duda sabrán todos los ilustres lectores de este blog, la radiación solar que llega a la Tierra se refleja en parte, y en parte se absorbe. La absorbida se vuelve a emitir en forma de infrarrojos, de menor energía, y que vienen a ser lo que un adusto y castizo pastor llamaría “el calor del terruño”. Algunos gases vuelven a atrapar los infrarrojos que escapan hacia el espacio, y los vuelven a radiar, y así durante más “repeticiones”.

Todos los instrumentos que lleva encima nuestro aguerrido protagonista

Todos los instrumentos que lleva encima nuestro aguerrido protagonista (Credit: JAXA)

Este proceso ya se repitió hasta la saciedad tantas veces, que todo el mundo lo conoce. Por supuesto, hay más complicación en el tema, que no todo el monte es orégano salvo cuando los físicos empezamos a hacer aproximaciones. Comparar la irradiancia dependiendo de las zonas, ya que no es igual de manera natural en un desierto que en el mar, conocer qué gas es el que está contribuyendo (el vapor de agua, aunque mucha gente no lo tenga en cuenta, es el mayor gas de efecto invernadero… aunque también hay que contabilizar el efecto de espejo que tienen las nubes, por ser blancas), si hay aerosoles, es decir, partículas de polvo y ceniza que estén falseando la medida… y millones de factores más que los meteorólogos y climatólogos de hoy día están aún investigando.

Seguro que veremos unos cuantos sucesores a este pionero, y más que ahora llegó Obama y su preocupación medioambiental prioritaria a la Casa Blanca. Esperemos que no sirva sólo para limpiar de CO2 y similares la atmósfera y abrir otra fosa séptica igual o más grande en su lugar, sino para hacer de nuestra presencia hormiguil en este planeta una aventura un pelín más sostenible.

Si huele mejor así, hombre.

Y aprovecho la ocasión para declararme firmemente en contra de los… aliens abductores de anos vacunos que algún ecologista trasnochado se inventó en un arranque de paroxismo. Hay que ser sostenibles, pero sodomizar millones de vacas para ello (y gastando para fabricar los sodomizadores) no me parece la mejor opción. Será mejor darles de comer algo decente.

Por favor... no. No. No está bien. Hay algo que falla. Arg. No, no, no.

Por favor... no. No. No está bien. Hay algo que falla. Arg. No, no, no.

Y, aparte de este satélite tan verde que casi lo lanzaron con musguito, el cohete se aprovechó para algo más, siguiendo la premisa de sostenibilidad (aunque el cohete utilizado, la joya de la corona japonesa, el H-2A, tiene una capacidad de carga muchísimo mayor que la utilizada en esta misión… cosas de monopolio de industria de lanzamiento por parte de Mitshubishi Heavy Industries, el fabricante. Sí, también hacen cohetes aparte de coches)

Una familia de 7 pequeños satélites de esos que tan de moda están ultimamente, el menor de ellos con ¡menos de 1kg de peso!, iban montados al lado del Ibuki, y se soltaron en órbitas similares. Sin embargo, al no tener una propulsión potente, la mayoría se quemarán en la atmósfera en unos pocos años.

Todos los pequeñines, montados a la parte de arriba de la última fase del cohete, cuales patitos tras la mamá pato... si, lo sé, dejaré de farfullar ñoñerias

Todos los pequeñines, montados a la parte de arriba de la última fase del cohete, cuales patitos tras la mamá pato... sí, lo sé, dejaré de farfullar ñoñerías (Credit: JAXA)

La mayoría son de universidades japonesas (sí, hay universidades en las que se hacen prácticas interesantes y útiles para el futuro profesional, no sólo se rellenan papeles tras papeles), con un enfoque educativo, no especialmente innovador. Llevan cámaras, sensores de campos electromagnéticos, nuevos diseños de materiales y paneles solares, sistemas de propulsión, un diseño de telescopio desplegable, cables espaciales (que unen varios satélites), observación de los misteriosos rayos que caen hacia arriba, los sprites‘... El más ‘simpático’ de todos es el Kagayaki, que desplegará una especie de vela con dibujos y mensajes de niños discapacitados en el espacio, y de paso probará ese diseño desplegable, para satélites más grandes. Hasta conseguirá que vuelva a caer a la Tierra más rápidamente, frenándolo, en lugar de dejarlo durante décadas como basura espacial orbitando. Tiene más aplicaciones, incluyendo observación de auroras y comunicaciones con radioaficionados.

Los misteriosos sprites, calcái fulminantemente en la imagen para saber más sobre ellos; estoy seguro de que no podréis dormir esta noche si no lo hacéis

Los misteriosos sprites, calcái fulminantemente en la imagen para saber más sobre ellos; estoy seguro de que no podréis dormir esta noche si no lo hacéis

La vela del Kagayaki desplegada, con los mensajes dibujados sobre ella

La vela del Kagayaki desplegada, con los mensajes dibujados sobre ella

Post Nipón por excelencia… si es que DeCalistoATritón lo abarca todo. Buenas noches, caballeros, damas, vacas abducidas y microesporas keplerianas.

Anuncios

~ por decalistoatriton en 25 enero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: