Nos observan, a nosotras las hormigas

¿Cómo se ven más de un millón de personas desde el espacio?

Pues así, lectores que clamáis por información. Sí calcáis llenos de asombro reverencial ante la imagen que se desplegará ante vuestros ojos (calcái a su vez en la tecla Shift para hacer zoom, y Control para alejarse), veréis una increíble escena desarrollarse ante vuestros ojos.

Los jardines desde el Capitolio hasta el Memorial de Washington, una vista espectacular.

Los jardines desde el Capitolio hasta el Memorial de Washington, una vista espectacular.

En la reciente investidura de Obama, aunque las cifras aún no están del todo definidas, se llegaron a concentrar en torno a un millón de personas. Cuando la foto fue tomada por nuestro amigo GeoEye (ved el post anterior si vuestra memoria no almacena recuerdos de entradas de hace más de un día), todavía no era la hora exacta de la jura. Esto es debido, como toda persona de bien sabe, por los caprichos de la mecánica orbital: los satélites están dando vueltas a la Tierra a una velocidad muy alta (constante si están en una órbita circular) Los cacharrejos que se utilizan para sacar fotografías de alta resolución suelen tener órbitas bajas, por el esotérico principio de que cuanto más cerca estés de algo, más grande se ve. También conocido como principio del burro grande: cuanto más cerca, más grande.

Siendo así, el GeoEye, que se encuentra en una órbita polar de unos 650 km de altura, lleva una nada desdeñable velocidad de 27100 km/h.

Pa habernos matao.

Qué fina prosa. Efectivamente. Una velocidad nada prudente si el radar de la DGT acecha. Sin embargo, GeoEye no está atado por autopistas con curvas infernales como las que disfrutamos con entusiasmo en Asturias, y debe mantener tal velocidad si no quiere caer estrepitosamente a Tierra. Por lo tanto, sólo puede pasar a determinadas horas sobre los objetivos de interés, o cerca de ellos. Obama podría salir cuando le placiera, pero GeoEye sólo sacaría su fotografía a la hora a la que le correspondía. Habrase visto.

Suficiente física. De todas maneras, ni el número de personas en esa fotografía ha sido estimado aún, ni el número máximo de asistentes ha sido contabilizado aún. Lo que sí parece claro es que a los medios les interesaba inflar la cifra, con lo sé qué oscuras intenciones. Se llegó a hablar de 3 millones, cifra exagerada a todas luces. Queda ver si se superaron eventos tan importantes como la investidura de Johnson en el 68 o la Marcha del Millón de Hombres de Luther King, aunque sobre todo la segunda parece bastante improbable.

Por cierto… ¿no se os parece a algo la imagen, avispados escrutadores?

Animalillos...

Animalillos...

Sobering, como dirían los angloparlantes. Que da que pensar, en castellano castizo.

En cualquier caso, seguro que ya todos tendréis el miocardio a punto de reventar, preguntandoos incesantemente qué oscuro, tenebroso y secreto satélite fue lanzado hace unos días por nuestro amigo pepino Delta IV Heavy (y no es que el cohete se vistiera con cadenas y adorara Metallica).

Pues bien, hoy se desvelan los secretos de Estado. O, más bien, se intentan vislumbrar.

Según varias fuentes bastante fiables (entre ellas la lista de correos de SatObs), y por el tipo de cohete utilizado, parece claro que el satélite estaba destinado a una órbita geostacionaria. No dudo de la capacidad fabulosa de los lectores de este blog para recordar que una órbita de este tipo tiene un período igual al de rotación de la Tierra. Sí, queridinos, gira a la vez que la Tierra da vueltas, y así parece que está siempre sobre un punto determinado de la superficie.

¡Por eso apuntamos las antenas siempre hacia un punto en el cielo!

Las capacidades intuitivas de la legión lectora nunca dejarán de sorpenderme.

Ello quiere decir, como vimos hace un momento, que es difícil que sea un satélite de reconocimiento. La ley del burro grande impera de nuevo. Las fotos sacadas desde 36000 km de altura, sean con cámaras normales, infrarrojas, de radar, ultravioletas o de rayos cósmicos infernales del planeta Mu, van a salir un poco lejanas.

Eso aún deja muchas posibilidades, pero personajes que llevan mucho tiempo observando lanzamientos secretos y haciendo predicciones de sus contenidos afirman que un satélite ELINT sea la misteriosa carga.

ELINT… me suena a marca de batidoras.

Podría ser, pero tendría delito pagar 2000 millones de dólares (el precio estimado del cacharrillo) por lanzar una batidora gigante a órbita geosíncrona. No, gentes de bien, no es una batidora, ni siquiera una licuadora. Se trata de las siglas de ELectronic INTelligence: Inteligencia Electrónica. Tampoco es que hayan lanzado un androide, imaginativos mentecatos.

Con este nombre designan a los satélites que se encargan de “escuchar” todas las emisiones de comunicaciones enviadas desde Tierra y, a veces, desde el espacio. Llamadas telefónicas, emisiones de televisión y radio, tráfico de Internet por satélite… todas las señales de este tipo que se os puedan ocurrir, es probable que las recoja este pequeñín.

La imagen que posteé el otro día es un dibujo desclasificado del tipo de satélites que los americanos usan con este propósito.

Un Magnum-Orion, pequeño bichejo de ¡¡¡¡100 m!!!! de diámetro

Un Magnum-Orion, pequeño bichejo de ¡¡¡¡100 m!!!! de diámetro

Como bien dice el pie de foto, este diseño tenía una antena desenrollable de más de 100 m de diámetro. Hay que tener en cuenta que, para estar desclasificado, el documento ya es de hace varios años (de finales de los 80) y probablemente no guarde una similitud demasiado exacta con las maquinitas que hay sobre nuestras cabezas.

Genios de los telescopios que consiguen observarlos dicen que, efectivamente, tienen unas antenas de ese tamaño. Imaginad ahora la cantidad de señales que pueden recoger, y la poca potencia con la que les pueden llegar y aún así ser capaz de registrar. El lanzado el otro día parece ser de la serie MENTOR, un modelo totalmente secreto del que no se sabe ni quién lo fabrica. Aún no he visto en qué posición lo han colocado (es decir, a quién van a espiar), pero uno puede suponer que Oriente Medio sería un lugar lógico

Un esquema de cómo recoge el satélite las señales de cada circulito de terreno, y las refleja a su detector gracias a la antenaza (GlobalSecurity.org)

Un esquema de cómo recoge el satélite las señales de cada "circulito" de terreno, y las refleja a su detector gracias a la antenaza (GlobalSecurity.org)

Las señales que capte se enviarán a Tierra, y serán almacenadas, desencriptadas, filtradas según importancia (supongo que a la NRO no le interesarán las telenovelas venezolanas, por ejemplo) y analizadas, para tenernos a todos bien vigilados. Por cierto, ahora que está en el espacio tiene el nombre en código USA-202 (les gusta poner nombres imaginativos, sin duda)

Hay un artículo muy bueno en un gran blog de astronáutica, Eureka, que toca el tema y habla largo y tendido sobre los cohetes de gran capacidad.

Para acabar, con una cara más amable del espacio, la actuación de la NASA en el desfile de Obama, que adelanté en el post anterior:

Y un apunte para vuestro calendario: esta noche (hora española) se lanza un nuevo satélite. El IBUKU (GoSat) japonés (que también recibirá un nuevo nombre, esperemos que más imaginativo que el sigiloso espía) una vez en órbita… estudiará las concentraciones de CO2 en la atmósfera para controlar el cambio climático. Datos, que es lo que se necesita. Ya hablaré más sobre él cuando cate el frío espacial.

Más pequeñito, y esperemos que menos matón

Más pequeñito, y esperemos que menos matón

Nada más, buenas noches queridinos.

Anuncios

~ por decalistoatriton en 22 enero 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: