Hágase la luz

Triiii lo li lu laliiilu tralilu la lá.

Castrón.

Efectivamente, hoy aireo este gran espacio de la televisión pública asturiana llamado Versión Asturiana. Aunque los entendidos en la materia sabrán que hay muchos y variados vídeos, he escogido uno que no había degustado hasta hoy: Indiana Jones y la Última Fartura.

Acepto que no sea el humor más sarcástico, inteligente o refinado que uno se pueda encontrar en la Red, pero que alguien por favor me indique qué frases pueden compararse a:

“Fabes con xabalí, tortos con picadillo, pote asturianu… ¡voy poneme como un deficiente!”

Y no todo van a ser sesudas disertaciones sobre la curvatura del espacio-tiempo, digo yo.

En otra onda, pequeña actualización sobre el paseo espacial de ayer: no todos los objetivos se cumplieron (el EXPOSE-R no fue instalado, y no pudieron sacar demasiadas fotos ni cacharrear con los aislantes) porque el experimento europeo no funcionaba cuando lo conectaron, y se quedaron sin tiempo para seguir. Chapucillas pasan hasta en las mejores familias, pero fue divertido.

Por otra parte, esta tarde tuve un largo y agradable (a la par que extraordinariamente helador, debo decir) paseo a la orilla del mar. Resulta que la piscina de Castro está a unos agradables 2 ó 3 km de mi casa, y eso implica conseguir mala conciencia por ir a hacer deporte en coche, o desgastar suela. Opté por esto último. Una de las cosas sobre la que los cercanos me oiréis remongar (palabra totalmente inventada, antes de que saquéis el diccionario) muy a menudo es la iluminación artificial.

A pesar de su indudable utilidad para mantener a violadores, atracadores y maleantes de todas las calañas, de esos que tanto les gusta publicitar a las telediarios (también llamados pupurrís de soserías, donde Navidad tras Navidad se ven incapaces de dar más importancia a noticias políticas, sociales, económicas o científicas de relevancia que a los cagonets, o como se quieran llamar, de los belenes catalanes, o de lo bien que hace Arzac un menú raquítico de mierda super-chic con 10€); a pesar como digo de estas virtudes, lo que mejor se les da a las farolas es hacerte sentir como si estuvieras mirando al Sol a mediodía, sólo que Sol solamente hay uno y farolas hay tropecientas.

Articulo de más importancia mundial que la guerra civil del Congo, entre otros

Artículo de más importancia mundial que la guerra civil del Congo, entre otros

(vía AventurasEnEspaña)

Es muy útil saber qué estás pisando, verle la cara a la persona con la que hablas, o evitar que te acechen indeseables en las esquinas, pero como la (bendita) crisis está demostrando, apagar el 70% de las bombillas que tienen las ciudades no ofrece ninguna inconveniencia. Al contrario, se ve mejor, con menos brillos y reflejos, con menos lucecitas flotantes en la retina y, a lo que iba, ¡se ven las estrellas!

Las ciudades costeras tienen parte del problema solucionado, puesto que farolas en el mar por ahora no se llevan, y caminar por la playa supone tener la mitad del campo visual no demasiado contaminado. No seré el único que lo digo, pero es una auténtica lástima que haya generaciones de personas que probablemente no hayan visto un cielo realmente estrellado en su vida, o hace décadas que no lo hacen. No parece algo importante hasta que miras al cielo y te asombras de cuánto tiempo puedes pasarte mirándolo.

Todo esto y mucho más pensé yo en mi andanza vespertina por la playa, y en lo que me gustaría tener una zona siquiera como esa en Oviedo, donde cada pocos metros de cualquier área de la ciudad hay gigantescas farolas de 5 brazos para transformar la noche en día. Y de paso, ya que había mirado pases de satélites sobre mi cabeza para esas horas, conseguí ver un satélite espía con un brillo razonable (pero demasiado débil si hubiera estado en una zona muy iluminada): el Lacrosse 5 (calcái nel link, como mucho repito, para más información)

Deslumbrémonos innecesariamente, que así ni veremos lo que pasa sobre nuestras cabezas, ni lo que hay fuera de nuestra burbuja luminosa. Eso es.

Asi no se moja, lógico

Así no se moja, lógico

Día crítico, es así. Suba usted al autobús, demonios.

Anuncios

~ por decalistoatriton en 24 diciembre 2008.

Una respuesta to “Hágase la luz”

  1. Espero a Felpeyaor ansioso. Ya comenzaste el otru dia tu personal atake a ls faroles… pero no creo ke por hacer eso se apaguen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: